HRW exhortó al Gobierno estadounidense a que “respete y proteja” a las familias en el marco de sus políticas migratorias y “proporcione un proceso de legalización que proteja eficazmente los derechos básicos de los aproximadamente 11 millones de inmigrantes” indocumentados

Esta fue la última renovación del TPS para El Salvador, pues el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a principios de enero el fin del programa, de forma que los 190.000 salvadoreños beneficiados tendrán que salir del país o buscar otras formas de quedarse antes del 9 de septiembre de 2019

Para el presidente de la Cámara de Comercio Latina, en Las Vegas, Nevada, Peter Guzmán, el problema al que se enfrentan hoy los “dreamers” se debe a que el tema migratorio se ha politizado y ha sido usado como un arma de campaña sin tener en cuenta que de por medio hay vidas humanas con las que se está jugando.

Terminado el período de re-inscripción para el último Estatus de Protección Temporal, TPS, para los cerca de 200 mil salvadoreños que fueron convocados a inicios de este año, este numeroso grupo de trabajadores centroamericanos encara una etapa crucial del beneficio sin que se vislumbre en el horizonte una discusión para regularizar su situación.

Los últimos 18 meses bajo la protección del Estatus de Protección Temporal (TPS) comenzaron oficialmente este martes 20 de marzo de 2018. En la antesala de la fecha, los salvadoreños organizados en comités locales de la Alianza Nacional TPS-Pro Residencia motivaron a sus connacionales a endurecer la lucha y el cabildeo político que les permita una vía hacia la legalización.

Activistas y beneficiados reconocen que la preocupación para los salvadoreños, el mayor grupo de inmigrantes que quedaron al borde del desamparo tras la decisión de la Administración del presidente Donald Trump de no extender el beneficio, quedó patente mientras se realizaban los trámites de renovación

A escasas horas para la finalización de la re-inscripción del Estatus de Protección Temporal, TPS, para los cerca de 200 mil salvadoreños convocados en enero reciente por el Departamento de Seguridad Nacional, DHS, la red consular salvadoreña y la embajada en Washington se preparan para el cierre del proceso.