Juez federal abre la puerta para beneficiar a miles de solicitantes de asilo

“Esto significa que muchos solicitantes de asilo, a los que previamente se les cerró la puerta en la cara ahora pueden decir: ‘no, una corte federal dijo que estoy presentando mi solicitud a tiempo y usted debe aceptarla”, director legal de Northwest Immigrant Rights Project , Matt Adams

Foto Cortesía
Prensa Asociada

SEATTLE, WA.- Un juez federal en Seattle, Washington, abrió la puerta el jueves a miles de inmigrantes para que puedan solicitar asilo en el país, luego de que determinara que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) ha fallado constantemente al notificarles sobre la fecha límite para que presenten sus solicitudes.

El juez federal de distrito Ricardo Martínez emitió su fallo en una demanda que fue presentada por grupos proinmigrantes a nombre de quienes tienen miedo de ser perseguidos si regresan a sus países de origen.

En muchos casos, los solicitantes de asilo son liberados de la custodia de las autoridades de inmigración luego de que han sido entrevistados y se ha determinado que sus temores son válidos. Se les informa que deben presentarse ante una corte de migración pero usualmente no se les explica que solo tienen un año para solicitar el estatus de protección, alega la demanda.

Debido a los retrasos en las cortes de inmigración, los solicitantes usualmente no son citados a audiencia hasta dentro de un año y cuando se presentan en corte se enteran de que tenían una fecha límite, la cual ya ha pasado para entonces, determinó Martínez.

“Esto significa que muchos solicitantes de asilo, a los que previamente se les cerró la puerta en la cara ahora pueden decir: ‘no, una corte federal dijo que estoy presentando mi solicitud a tiempo y usted debe aceptarla”, dijo Matt Adams, director legal de Northwest Immigrant Rights Project y abogado de los demandantes.

Jonatham Withington, un vocero del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés, dijo que la agencia no haría comentarios sobre la decisión.

El juez ordenó a DHS comience a notificar acerca de las fechas límites de un año en un plazo dentro de los 90 días en que un inmigrante que busque asilo sea liberado de la custodia y tenga pendiente su proceso de deportación. Agregó que el Departamento debe darle otro año para presentar sus solicitudes a quienes no lo hicieron a tiempo.

Martínez también dijo que DHS debe arreglar otro problema en su sistema: que mientras los solicitantes de asilo presentan su documentación en un año, el gobierno se rehúsa a aceptar solicitudes a menos que el solicitante haya recibido una notificación formal para aparecer en una corte de inmigración.

A menudo, esas notificaciones no son emitidas al rededor de un año después de que han sido liberados, por lo que técnicamente no hay forma en que puedan cumplir con ese requisito antes de que finalice el plazo para presentar sus documentos, dijo Martínez.

Ordenó al gobierno que elabore un sistema uniforme para aceptar las solicitudes de asilo.

Los abogados del gobierno argumentaron que ellos publican materiales que informan a los inmigrantes sobre el plazo límite y que están disponibles en 11 idiomas, así como vídeos para que conozcan sus derechos que se proyectan en varios centros de detención.

El gobierno dijo que la ley federal no requiere que se les notifique directamente a los inmigrantes sobre la fecha límite luego de que han sido liberados de las prisiones para indocumentados.