Conozca sus derechos

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el martes 30 de mayo la solicitud de deportación del mexicano Juan Esquivel Quintana, acusado de tener relaciones sexuales consensuales con su novia menor de edad. Foto Archivo

La Constitución de los Estados Unidos otorga los mismos derechos a todas las personas en este país sin importar su estado migratorio. Son derechos humanos fundamentales que Usted debe conocer. La excepción más clara es el derecho al voto que sólo se otorga a los ciudadanos nacidos en EE.UU. o los que reciben la ciudadanía por naturalización (proceso migratorio).

Constitucionalmente usted tiene derecho a no contestar las preguntas. El negarse a responder a las preguntas no constituye un delito. Se recomienda hablar con un abogado antes de acceder a responder cualquier pregunta. No está obligado a hablar con nadie aunque haya sido arrestado o incluso si se encuentra en prisión. Sólo un juez le puede ordenar que conteste preguntas.

Aun cuando para trabajar es necesario tener documentos legales, es importante saber que toda persona tiene derecho a recibir un salario por el trabajo realizado, a no ser abusado en el trabajo, a recibir ciertas prestaciones sociales como asistencia médica de urgencia o alimentos bajo el programa WIC para lactantes y embarazadas.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), recuerda que todos los niños tienen derecho a recibir educación, sean ellos indocumentados o sus papás.

Debe saber que Estados Unidos es un país en el que los estados son gobernados por leyes federales pero también por sus propias leyes y reglamentos entre las que se incluyen diversas disposiciones respecto a los indocumentados. Por ejemplo, mientras algunos estados permiten que personas sin documentos tengan derecho a tener una licencia de conducir, otros han aprobado leyes que hacen muy difícil obtener este beneficio y son castigados con multas y en ocasiones con arrestos. Por ello es importante que Usted se informe dónde va a vivir y acate las leyes estatales.

Otro ejemplo es la apertura de cuentas bancarias que en algunos estados es permitido con la presentación de otros documentos como la Matrícula Consular que expide el gobierno de México a sus conciudadanos pero que no es válida en otros estados. En algunos lugares es aceptada como documentos de identidad. Al final lo que las autoridades buscan es poder identificar a la persona portadora de un documento y que puedan verificar sus antecedentes.

¿Qué hacer si le preocupa su estado legal en EE.UU.?

-Tenga listos documentos importantes suyos y de toda su familia. Por ejemplo, certificados de nacimiento, actas de matrimonio, pasaportes, documentos de identificación de su país de origen.

-Ahorre dinero. Lo va a necesitar si tiene que pagar una fianza o contratar los servicios de un abogado. Inmigración no le proporciona asistencia de un abogado como sucede en el sistema de justicia criminal. Usted debe contratarlo o defenderse por sí mismo, lo que le da menos oportunidad ante la ley migratoria.

-Evite problemas con la ley. Manténgase alejado del delito e incluso de altercados que por menores que sean puedan ocasionarle investigaciones que pongan en riesgo su estadía en el país.

-A los ciudadanos mexicanos se les recomienda que registren a sus hijos nacidos en Estados Unidos en el consulado. El personal consular también puede ayudarle con abogados de inmigración confiables y otros recursos disponibles para sus ciudadanos en el exterior. Regístrese y obtenga su Matrícula Consular.

¿Qué debo hacer si agentes de inmigración (ICE) llegan a mi casa?

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), es la agencia responsable de identificar y bloquear los puntos vulnerables en las fronteras de Estados Unidos así como de la seguridad pública, de transporte e infraestructura. Tiene la autoridad de detener y repatriar a inmigrantes ilegales.

En caso de que agentes de ICE lleguen a su casa, la Asociación Americana de Libertades Civiles recomienda que siga los siguientes pasos:

-No abra la puerta

-Pregunte por qué están allí. Tiene derecho a un intérprete.

-Si los agentes de inmigración le piden entrar a su casa, pregunte por una orden firmada por un juez y que la deslicen por debajo de la puerta o por una ventana.

-Si no presentan esta orden, pídales que dejen información de la agencia en la puerta.

-Si ellos logran entrar, mantenga la calma, dígales que no tienen permiso para registrar su vivienda buscar y pídales a todas las personas que estén en su casa que permanezcan en silencio. Todo lo que les diga a los agentes encargados del cumplimiento de la ley puede ser usado en su contra y en contra de otras personas. Recuerde que mentir a un funcionario del gobierno constituye un delito.

-Si es detenido pida hablar con el consulado de su país de origen. NO entregue documentos falsos a las autoridades, pida hablar con un abogado y solicite una fianza.

-NO firme ningún documento sin el consejo de un abogado.

¿Qué me puede suceder si soy detenido por agentes de ICE?

Los agentes lo conducirán a una oficina de inmigración donde será interrogado y comprobarán su información a través de las bases de datos que tienen y tomarán sus huellas dactilares. Si el detenido tiene antecedentes para ser deportado, será enviado a un centro de detención mientras se tramita su caso. En promedio, cada día hay más de 31 mil migrantes detenidos en una de las más de 200 instalaciones en las que pueden estar arrestados, según cifras del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos.

Además, pueden ser deportados, expulsados inmediatamente, liberados o pueden incluso en casos muy particulares ajustar su estatus y obtener así la green card.

En el 2016, se removieron más de 240 mil personas de las cuales cerca de 175 mil fueron arrestados en los cruces fronterizos o en puertos de entrada. Los países de origen de estas personas fueron en su mayoría de México, Guatemala, Honduras y El Salvador.

¿Qué hago si la policía me detiene en la calle?

Pregunte si puede irse. Si le dicen que sí, váyase. Si la policía le dice que no está arrestado pero que no puede irse, usted está siendo detenido. La policía puede registrar su vestimenta por afuera si cree que hay algún motivo para sospechar que usted está armado y es peligroso. Si desean seguir registrándolo más allá del exterior de la vestimenta, diga claramente: “No permito que me registren”. De todos modos, es posible que continúen registrándolo. No es necesario que responda a ninguna pregunta si lo detienen o arrestan con una excepción importante. El oficial de policía puede preguntarle su nombre después que lo hayan detenido y, en algunos estados, lo pueden arrestar si se niega a responder.

¿Y si me detienen en el carro?

Mantenga las manos donde el oficial de policía pueda verlas. Esta actitud es muy importante para evitar desgracias, como han ocurrido. No está obligado a permitir que lo registren. Pero si la policía considera que existe causa probable, puede registrar su automóvil sin su consentimiento. Los oficiales pueden separar a los pasajeros de los conductores para interrogarlos en privado y comparar sus respuestas pero nadie tiene que contestar preguntas.

IMPORTANTE: Tenga en cuenta que este es un artículo informativo. No es asesoría legal