Legisladores de EE.UU. esperan acción del Congreso por “daño” a El Salvador con finalización de TPS

Tres senadores y un congresista creen que El Salvador no tiene condiciones para recibir a cerca de 200 mil salvadoreños que perderían el estatus legal después de 18 meses. La inseguridad ciudadana es un factor de riesgo para volver. Esperan que el Congreso actue para ofrecer una salida permanente a este grupo de inmigrantes

El senador Bob Menéndez, de Nueva Jersey, considera que la decisión del gobierno de Trump de cancelar el TPS para los salvadoreños significa un doloroso proceso de ruptura familiar. Foto Archivo
Tomas Guevara / Inmigración.com

WASHINGTON, DC.- Los senadores demócratas de Virginia, Tim Kaine, y de Nueva Jersey, Robert Menéndez, además del representante republicano de Virginia, Don Beyer, creen que el Congreso debe actuar por una “cuestión de valores” para recuperar la credibilidad de Estados Unidos ante el mundo luego de la forma como la administración de Donald Trump está tratando a los inmigrantes; la reacción se dio a conocer tras la decisión de eliminar el TPS para los salvadoreños.

Para el senador Menéndez, miembro del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, la negativa de continuar con el TPS para los cerca de 200 mil salvadoreños conllevaría a un doloroso proceso de ruptura para miles de familias que han residido en Estados Unidos de manera legal  por más de 15 años, tiempo en el cual han demostrado respeto a la ley y entrega a sus trabajos.

Esto a pesar de los 18 meses que ha otorgado la administración de Donald Trump para los salvadoreños antes de cerrar el estatus legal, que vencería en septiembre de 2019, luego de una última reiscripción que iniciaría en los próximos días cuando DHS publique en el Registro Federal los lineamientos para revalidar la estancia legal en Estados Unidos por el tiempo restante.

“Todo lo que alguien necesita hacer es tomarse la molestia de observar las condiciones dentro de El Salvador para entender que la finalización de este programa y una orden de retorno a los individuos con TPS seguramente desestabilizará los frágiles esfuerzos de recuperación de su país y solo pondrá en peligro a cientos de miles de personas”, comentó el Senador Menéndez al conocer la noticia.

El senador Tim Kaine, de Virginia, consideró que la decisión del gobierno de Trump de cancelar el TPS para los salvadoreños demuestra la forma como el ejecutivo aborda el tema migratorio, sin medir las graves consecuencias de sus acciones. Foto cortesía Gage Skidmore

Para el senador Kaine, la negativa de continuidad para que los salvadoreños amparados al estatus legal continúen en Estados Unidos es una muestra más de la forma en que el ejecutivo estadounidense está abordando el tema migratorio, sin medir las graves implicaciones que una decisión así tiene para esta nación centroamericana.

“Esta última decisión despiadada afecta a los salvadoreños a pesar de la violencia que amenaza sus vidas y que continúa obligándolos a abandonar su país de origen, e ignora las innumerables contribuciones que esta comunidad le ha hecho a Virginia y a nuestra nación desde que fueron desplazados por desastres naturales”, acotó Kaine.

El senador Menéndez, cree que aunque se den 18 meses más de estancia en el país mientras procede la cancelación definitiva del estatus legal, estos miles de salvadoreños  tomarán decisiones “dolorosas” como la auto deportación y otros irían a las sombras para evadir el arresto por el Servicio de Inmigración y Protección de Aduanas, (ICE, por sus siglas en inglés).

“Al lidiar con una administración ciegamente ansiosa por despoblar a nuestra nación de inmigrantes a toda costa, es imperativo que el Congreso entienda su papel fundamental para defender nuestra posición moral como nación y encontrar una solución permanente para otra comunidad más que ahora se queda indocumentada”, puntualiza Menéndez.

A las voces de los legisladores demócratas de la Cámara Alta se sumó el representante republicano de Virginia, Don Beyer, que ha calificado de errática la postura de la Casa Blanca al terminar el TPS para los cerca de 200 mil salvadoreños amparados con la ley desde el año 2001.

“La hostilidad de Donald Trump hacia los inmigrantes corre contra los valores e historia de este país… sus políticas xenófobas están dañando nuestra posición en el mundo, y la implementación de estas políticas harán daño significativo a nuestra economía, y lo peor de todo a miles de vidas humanas por las que parece que él no tiene respeto. El Congreso tiene que luchar contra estos ataques hacia los inmigrantes y refugiados”, dijo el legislador.

Tras conocer la cancelación del TPS para 200 mil salvadoreños, el representante republicano de Virginia, Don Beyer, afirmó que la hostilidad de Donald Trump hacia los inmigrantes corre contra los valores e historia de Estados Unidos. Foto Cortesía

El congresista Beyer es co-patrocinador de la iniciativa American Promise Act, con la que se buscaría un camino a la legalización definitiva de la clase TPS, que en total entre salvadoreños, hondureños, haitianos y nicaragüenses supera los 300 mil.

Para Don Beyer, la terminación del TPS para cerca de 200 mil salvadoreños tendrá un fuerte impacto en el Área Metropolitana de Washington, que incluye los estados de Virginia, Maryland y Washington DC, donde se calcula que residen más de 30 mil salvadoreños amparados a  este beneficio migratorio.

“El Norte de Virginia y la región de la Capital Nacional es el hogar de una próspera comunidad salvadoreños que contribuye significativamente a la economía y cultura de la región”, puntualizó el congresista en un comunicado.

Al cierre de esta nota el también senador demócrata de Virginia, Mark Warner consideró que la decisión de terminar el TPS para El Salvador es una muestra más del enfoque erróneo en el trato al tema migratorio por parte de la administración de Donald Trump.

“Esta decisión arbitraria pondrá fin a la protección de la cual dependen los salvadoreños para obtener refugio en los Estados Unidos y separará a estas familias. Esto impulsará a toda una comunidad, que durante casi dos décadas ha vivido, trabajando y contribuido a la economía de Virginia, a vivir en las sombras”, alertó el senador Warner.