EDITORIAL – Las llamadas delatoras a ICE

No es casualidad cuando ICE prepara un operativo de grandes proporciones. Llegan a fábricas, haciendas, procesadoras de alimentos, entre otros, rodean el lugar y realizan los arrestos. Nadie puede escapar. Llegan con la seguridad de que su acción va a ser exitosa

Inmigración.com / Editorial

Tu vecino, tu compañero de trabajo y hasta tu familiar te pueden denunciar a ICE. Esta advertencia que desde hace tiempo se escuchaba en casos de redadas de las autoridades de inmigración con fines de deportación, ahora están a la orden del día a juzgar por los recientes acontecimientos.

Las diferencias en los operativos de ICE son evidentes. Antes se enfocaban básicamente en las residencias de los indocumentados para llamar a la puerta y preguntar por la persona que buscan o esperar a que salieran para proceder a arrestarlos. Ahora, los oficiales de ICE llegan en grandes grupos, armados y amenazantes a lugares de trabajo donde los arrestos son masivos.

Y no es casualidad cuando ICE prepara un operativo de grandes proporciones. Llegan a fábricas, haciendas, procesadoras de alimentos, entre otros, rodean el lugar y realizan los arrestos. Nadie puede escapar. Llegan con la seguridad de que su acción va a ser exitosa.

Los oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), reciben llamadas de alerta de la ciudadanía en general sobre la presencia de presuntos indocumentados en determinado lugar.

Desde junio de 2017, el gobierno habilitó la línea telefónica 1-85548-VOICE para facilitar las denuncias de delitos cometidos presuntamente por inmigrantes sin documentos pero allí también reciben llamadas para denunciar indocumentados con nombres, direcciones y detalles que faciliten la redada de las autoridades.

Fue lo que sucedió en el operativo del 28 de agosto en una fábrica de camiones ubicada en la población de Sunmer, al norte de Texas, una zona rural a la que tuvieron fácil acceso los agentes de ICE para sorprender a los trabajadores.

ICE informó en un comunicado de prensa que el operativo formaba parte de una investigación criminal contra la empresa Load Trial que estaba usando documentación falsa de sus trabajadores con pleno conocimiento de ello.

El Departamento de Seguridad Nacional recibió información sobre las actividades de esta empresa que contrataba inmigrantes indocumentados. El comunicado de ICE destaca que “Load Trial estaba usando trabajadores extranjeros afectando las posibilidades de trabajo de residentes legales creando una atmósfera de explotación de fuerza de trabajo ilegal”.

Las llamadas de alerta sobre esta fábrica condujeron a la investigación que terminó con el arresto de 160 trabajadores a quienes se les revisan sus antecedentes judiciales para comprobar posibles crímenes y proceder de acuerdo con la ley.

Esta misma empresa tenía antecedentes de explotación laboral por lo que fue multada en el 2014 con 445.000 dólares al comprobársele que tenía a 179 inmigrantes indocumentados en su planta.

En este caso específico ICE fue detrás de los propietarios de la empresa por explotación laboral usando trabajadores sin documentos y al mismo tiempo por los inmigrantes con documentos falsos a quienes se les abrió un proceso judicial con fines de deportación.

Pero también están las llamadas para denunciar a vecinos, compañeros de trabajo y hasta casos de familias en disputa que terminan haciendo deportar a personas de su propia sangre.

La ofensiva de ICE continuará sin tregua como lo habían advertido en su momento los propios directivos de la agencia y las noticias sobre redadas masivas seguirán ocupando nuestros titulares de prensa. Y el trabajo, de hecho, se lo facilitan las denuncias ciudadanas.