Reporte oficial muestra anomalías en cárcel de Inmigración en California

De acuerdo con un reporte de la Oficina del Inspector General (OIG) revelado la semana pasada y que se basa en una visita sorpresa realizada en mayo, se encontraron serias violaciones que plantean riesgos significativos para la salud y seguridad de los reclusos, advirtió ACLU

Vista de inmigrantes que han cruzado ilegalmente la frontera, detenidos para ser procesados dentro de una estación de la Patrulla Fronteriza de McAllen, Texas, en julio de 2014. Los centros de detención de inmigrantes se han convertido en una pieza de investigación importante para organizaciones cívicas para mostrar la forma como tratan a los indocumentados que llegan allí. Es el caso de reiteradas denuncias contra el centro de detención de Adelanto, en California. Foto Archivo EFE/Rick Loomis / POOL
EFE

LOS ÁNGELES, CA.- Segregación, castigos injustificados y deficiente atención médica son algunas de las irregularidades que encontró una inspección sorpresa al Centro de Detención para inmigrantes de Adelanto, California, y que fueron denunciadas hoy por la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU).

De acuerdo con un reporte de la Oficina del Inspector General (OIG) revelado la semana pasada y que se basa en una visita sorpresa realizada en mayo, se encontraron serias violaciones que plantean riesgos significativos para la salud y seguridad de los reclusos, advirtió ACLU.

Los investigadores de OIG aseguran que entre las violaciones más graves en el Centro, operado por la compañía privada GEO, están la segregación, excesos en el confinamiento, castigos injustificados, y, entre otros, una atención médica tardía e inadecuada.

“ICE (en español, Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) ha ignorado las reiteradas quejas de la ACLU sobre el abuso y la negligencia en Adelanto. El perturbador informe revela que ICE y GEO continúan ignorando el bienestar de los detenidos de Inmigración, a menudo con consecuencias trágicas”, dijo Michael Kaufman, abogado de ACLU.

Kaufman resaltó que, tanto ICE como GEO, están obligados a cumplir con la Constitución y los principios humanitarios básicos que requieren “garantizar la seguridad y el bienestar de los inmigrantes encarcelados en Adelanto “.

ACLU llamó la atención sobre el abuso de autoridad de los oficiales de GEO y de ICE al negarles a los reos, como castigo, recibir visitas de sus familiares, comprar productos en la comisaría e incluso salir de la celda.

OIG encontró que estos castigos no están anotados en los reportes obligatorios.

La investigación citó el caso de un discapacitado al que no le ayudaron a levantarse de su silla de ruedas ni a meterse en la cama durante nueve días.

Sobre los servicios de salud, OIG reportó que algunos detenidos esperan meses e incluso años para una cita con el dentista. Un reo denunció que, cuando finalmente consiguió la cita, le extrajeron la pieza equivocada.

OIG, una agencia del Departamento de Salud, recomendó al gobierno solucionar inmediatamente las violaciones encontradas en los centros de detención.

Desde 2010, siete inmigrantes detenidos han fallecido mientras estaban detenidos en las instalaciones de Adelanto.

En 2015, la ACLU y otras organizaciones de defensa presentaron una queja ante ICE advirtiendo de las negligencias en la atención médica en este Centro.

A pesar de las quejas, ACLU aseguró que miembros del Congreso, ICE y GEO no tomaron medidas significativas para abordar los problemas en las instalaciones.