El magnate neoyorquino dejó sentadas las bases de su política migratoria desde el día en el que anunció su candidatura a la Presidencia, en junio de 2015, al proponer levantar un “gran muro” en la frontera con México, país desde donde mandaban, en su opinión, “drogas, el crimen y los violadores”

Las negociaciones sobre el acuerdo migratorio, que pretenden dar una solución permanente a los más de 800.000 jóvenes que perderán su protección ante la deportación que les ofrece el programa de Acción Diferida (DACA), al que ha puesto fin el presidente de EE.UU., Donald Trump, están estrechamente ligadas a los fondos federales que deben aprobarse antes del viernes para no incurrir en un cierre parcial del Gobierno

En el reporte “Interferencia a la Ayuda Humanitaria. Muerte y Desaparición en la Frontera de los EE.UU con México”, difundido hoy, la organización asegura que agentes de la Patrulla Fronteriza “cortan, pisotean, golpean, vierten y confiscan” los recipientes con agua que sus voluntarios dejan a lo largo de las rutas del desierto