Expertos alertan sobre la expulsión de militares inmigrantes del Ejército de EE.UU.

"Han hecho más difícil para los militares el acceso a la ciudadanía con un memorándum de octubre. Esto ha resultado en una caída del 65 % en la naturalización en el ejército", Margaret Stock, reserva del Ejército jubilada y codirectora de la Asociación Veteranos para los Nuevos Americanos

Hace unos días, la portavoz del Pentágono Carla Gleason explicó a Efe que "aún" estaban procesando a algunos de los beneficiarios del MAVNI, al que se apuntaron 10.000 personas, y resaltó que "no se rechaza a nadie por su nacionalidad, sino por cumplir los requisitos". Foto EFE/Archivo
EFE

WASHINGTON, DC.- Expertos en materia de Defensa de Estados Unidos alertaron hoy de las consecuencias negativas que tienen las expulsiones de militares inmigrantes alistados en el Ejército y que han sido denunciadas por la prensa local.

En una conferencia telefónica organizada por la organización Foro Nacional de Inmigración, distintos entendidos en el ámbito de las Fuerzas Armadas criticaron las supuestas acciones contra inmigrantes acometidas por el Pentágono, que no ha reconocido las expulsiones.

Según relataron los expertos, miles de inmigrantes se enrolaron en el Ejército entre hace dos y tres años, superando con éxito los exámenes de historial necesarios, pero ahora les exigen nuevos test, que no aprueban de acuerdo al Pentágono.

En especial, incidieron en el caso de los afectados que entraron como parte del finalizado programa de Adhesión Vital al Ejército por Interés Nacional (MAVNI), pensado para los inmigrantes que no tenían una residencia permanente ni eran ciudadanos, pero que podían aportar una habilidad especial.

Uno de los alicientes que ofrecía el alistamiento era favorecer los procedimientos para lograr la ciudadanía estadounidense o “proceso de naturalización”.

En este sentido, Margaret Stock, reserva del Ejército jubilada y codirectora de la Asociación Veteranos para los Nuevos Americanos, explicó que los criterios que emplea el Departamento de Defensa para expulsar a estos inmigrantes son “inadecuados”.

“El Pentágono cambió los exámenes de historial una vez que ya estaban alistados”, argumentó la experta, quien relató el caso de una militar que había sido rechazada porque su familia ucraniana le estaba pagando sus estudios en EE.UU., siendo la solvencia económica un requisito para los alumnos extranjeros.

“Hay algunos que forman parte de la reserva, que tienen sus uniformes, que tienen sus documentos de identidad… y ahora les dicen que no”, enfatizó Stock.

Entre los rostros de los afectados se encuentra Lucas Calixto, un brasileño beneficiario del programa para jóvenes indocumentados Acción Diferida (DACA), quien ha interpuesto una demanda en un tribunal federal en Washington, comentó Stock.

La experta subrayó que hay “muchos miles” de estos inmigrantes que firmaron su contrato de alistamiento hace al menos dos años, “que aún no han superado estos nuevos test”.

“Han hecho más difícil para los militares el acceso a la ciudadanía con un memorándum de octubre. Esto ha resultado en una caída del 65 % en la naturalización en el ejército”, indicó.

La misma línea mantuvo Jim Partington, exmiembro de la Armada y codirector de Veteranos por los Nuevos Americanos, quien destacó que “los inmigrantes han servido al Ejército con distinción desde la Revolución” y que son “esenciales”.

Hace unos días, la portavoz del Pentágono Carla Gleason explicó a Efe que “aún” estaban procesando a algunos de los beneficiarios del MAVNI, al que se apuntaron 10.000 personas, y resaltó que “no se rechaza a nadie por su nacionalidad, sino por cumplir los requisitos”.