La Administración y ACLU aceleran localización de padres deportados

Hasta ahora, 72 padres han elegido que su hijo sea trasladado al país en que se encuentran, mientras que otros 174 han renunciado a su derecho de reunificación, por lo que el menor podría ser entregado a algún familiar o tutor en Estados Unidos

Las protestas se han generalizado en todo el país tras las decisiones adoptadas por el presidente Trump que mantiene separados a cientos de niños de sus padres. La separación de familias es un hecho que afrontan miles de inmigrantes ante la política migratoria de "Cero Tolerancia" que impulsa el gobierno actual. Sin embargo, el gobierno afirma que hay padres que han pedido dejar a sus hijos en EE.UU., luego que ellos fueron deportados. Foto Cortesía stopseparatingfamilies.org/Archivo
EFE

SAN DIEGO, CA.- El gobierno de Donald Trump y un comité designado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) aceleran la localización de cientos de padres que fueron separados de sus familias en la frontera y luego deportados sin sus hijos.

En un documento presentado el 27 de septiembre en una corte federal de San Diego, ACLU indicó que han contactado vía telefónica a 346 padres que fueron repatriados a sus países de origen, de los cuales, la administración federal ya ha sido informada sobre las intenciones de 246.

Hasta ahora, 72 padres han elegido que su hijo sea trasladado al país en que se encuentran, mientras que otros 174 han renunciado a su derecho de reunificación, por lo que el menor podría ser entregado a algún familiar o tutor en Estados Unidos.

De 68 niños cuyos casos han sido resueltos, 32 ya han regresado a su país de origen y 36 se encuentran ahora con algún familiar o tutor en EEUU, agrega el reporte semanal ingresado en la corte.

La administración de Donald Trump ha reunificado hasta el momento a 2.296 de los 2.654 niños que fueron alejados de sus padres en la frontera sur, lo que representa un progreso de 45 menores en comparación con la semana anterior.

Mientras tanto, unos 136 niños continúan bajo cuidado de la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR), 96 de los cuales son hijos de padres que ya han sido deportados del país, informaron abogados de la Administración federal.

Otros 219 niños no serán elegibles para reunificación, ya sea porque los propios padres renunciaron a dicho derecho o en otros caso se detectaron antecedentes criminales en los progenitores que el gobierno considera pone en riesgo el bienestar del menor.

El juez Dana Sabraw, quien preside las tres demandas colectivas entabladas a nombre de las familias inmigrantes que fueron separadas en la frontera, a raíz de la política de “tolerancia cero” contra la inmigración irregular, urgió al Gobierno a colaborar para contactar al resto de los padres deportados para que estén al tanto de sus opciones y las de sus hijos.

La semana pasada, Sabraw consideró que el caso se encamina a un “cierre significativo en un futuro no muy lejano”, dado que las partes involucradas se aproximan a un acuerdo de cara a una segunda oportunidad de asilo para cientos de inmigrantes afectados por esta política.