Esta fue la última renovación del TPS para El Salvador, pues el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a principios de enero el fin del programa, de forma que los 190.000 salvadoreños beneficiados tendrán que salir del país o buscar otras formas de quedarse antes del 9 de septiembre de 2019

Para el presidente de la Cámara de Comercio Latina, en Las Vegas, Nevada, Peter Guzmán, el problema al que se enfrentan hoy los “dreamers” se debe a que el tema migratorio se ha politizado y ha sido usado como un arma de campaña sin tener en cuenta que de por medio hay vidas humanas con las que se está jugando.

Terminado el período de re-inscripción para el último Estatus de Protección Temporal, TPS, para los cerca de 200 mil salvadoreños que fueron convocados a inicios de este año, este numeroso grupo de trabajadores centroamericanos encara una etapa crucial del beneficio sin que se vislumbre en el horizonte una discusión para regularizar su situación.

Los últimos 18 meses bajo la protección del Estatus de Protección Temporal (TPS) comenzaron oficialmente este martes 20 de marzo de 2018. En la antesala de la fecha, los salvadoreños organizados en comités locales de la Alianza Nacional TPS-Pro Residencia motivaron a sus connacionales a endurecer la lucha y el cabildeo político que les permita una vía hacia la legalización.

Activistas y beneficiados reconocen que la preocupación para los salvadoreños, el mayor grupo de inmigrantes que quedaron al borde del desamparo tras la decisión de la Administración del presidente Donald Trump de no extender el beneficio, quedó patente mientras se realizaban los trámites de renovación

A escasas horas para la finalización de la re-inscripción del Estatus de Protección Temporal, TPS, para los cerca de 200 mil salvadoreños convocados en enero reciente por el Departamento de Seguridad Nacional, DHS, la red consular salvadoreña y la embajada en Washington se preparan para el cierre del proceso.

La historia del “dreamer” Roberto Rivas, quien tuvo que vencer varias dificultades con su familia para salir adelante en este país y ha logrado éxito como entrenador de fútbol. Ahora espera que al terminar DACA pueda haber otra forma de legalizar su situación migratoria o de lo contrario tendrá que regresar con su familia a El Salvador.

A escasos doce días para terminar el plazo fijado por el gobierno de la que será la última re-inscripción al Estatus de Protección Temporal (TPS) para los salvadoreños residentes en Estados Unidos, las delegaciones consulares y organizaciones comunitarias aceleran el paso para que ninguna familia quede desprotegida y se unan en la lucha para conseguir el camino a la residencia permanente.

Como parte de los esfuerzos que hará este movimiento, que agrupa a funcionarios de la ciudad de Los Ángeles y a organizaciones comunitarias, los activistas buscarán que ninguno de los salvadoreños amparados por el Estatus de Protección Temporal (TPS) deje de aplicar a la última renovación disponible y que vence el próximo 19 de marzo

El obispo auxiliar de la Diócesis de Washington DC, Monseñor Mario Dorsonville, el religioso hispano de mayor rango en la jerarquía de la Iglesia Católica en el área de la capital estadounidense, asegura que el compromiso de la iglesia por la protección de los inmigrantes seguirá a pesar de las adversidades.

Impulsada por la Organización Hondureña Francisco Morazán en Miami, la movilización consistirá en una vigilia pacífica ante la Casa Blanca para “hacer fuerza” las semanas previas a la decisión de Trump sobre el destino de los 57.000 inmigrantes hondureños amparados por el TPS que viven en EE.UU.

La determinación de cancelar el TPS no solo tiene un impacto negativo para las familias inmigrantes, sino también para la economía del país. Una prueba de ello es la difícil situación que viven Flor Campos y su esposo, José Maldonado, residentes en Las Vegas, quienes hace 18 años dejaron El Salvador para buscar una mejor calidad de vida en Estados Unidos.

El incremento de solicitudes de re-inscripción de salvadoreños al Estatus de Protección Temporal TPS en la red consular de este país centroamericano en Estados Unidos es constante a menos de un mes de que se venza el plazo fijado por el gobierno del presidente Trump para la última prórroga, informaron representantes diplomáticos.