Trump recibió en la Casa Blanca a una quincena de padres, cuyos hijos fueron asesinados por indocumentados, para recuperar uno de los temas que más destacó en su campaña electoral y que funciona con su base de votantes: la idea de que la inmigración irregular está relacionada con el auge de la criminalidad

La indignación que crece en Estados Unidos por la separación de familias con niños en centros de detención alejados de sus padres cubre todos los ámbitos de la sociedad incluidos legisladores federales que han visitado algunos de estos lugares para cerciorarse por sí mismos de la situación que afrontan lo más vulnerables: los niños.