HH: Bebidas tradicionales latinoamericanas

Cortesía

Canelazo  (Ecuador)

La bebida es muy típica en la zona de Los Andes y, sobre todo, en la capital ecuatoriana, Quito. Se prepara a partir del licor artesanal destilado de azúcar puro, llamado “puntas”, que se mezcla con una infusión de agua de canela y naranjilla, endulzada con panela. El canelazo es perfecto para el clima frío de la región.

Pisco Sour (Perú)

El auténtico patrimonio cultural peruano (aunque Chile también dispute su propiedad), elaborado desde la época de la conquista española, se hace con pisco (un aguardiente destilado de uva), jugo de limón y clara de huevo.

Polémica entre Perú y Chile por el origen del Pisco Sour

El pisco sour es un cóctel creado con Pisco, una bebida espirituosa elaborada a base de algunas variedades de uva cuyo origen se encuentra envuelto en polémica, ya que Perú y Chile se disputan el nombre de esta bebida a pesar de tener diferentes procesos de elaboración.

Tequila (México)

La bebida más popular de México se elabora a partir del agave, una especie de planta oriunda del país. Tradicionalmente se toma puro con limón y sal.

Mezcal (México)

La bebida, que se traduce de la lengua náhuatl como ‘pencas de maguey cocidas’, es muy antigua: en principio era una medicina de los pueblos indígenas mexicanos y a lo largo de la historia se le ha dado un carácter ritual. Hoy en día se consume en fiestas populares.

Caipiriña (Brasil)

Se prepara con cachaza, obtenido de la destilación del jugo de caña de azúcar fermentado, jugo de lima y azúcar. Su origen se remonta a la época de la esclavitud en Brasil, cuando los esclavos tomaban ron mezclado con zumo de frutas. Las recetas actuales pueden incluir diferentes licores, vodka y ron.

Mojito (Cuba)

El mojito originalmente fue una bebida de piratas: en el siglo XVI el pirata Sir Francis Drake preparó por primera vez una mezcla de ron, menta, lima, azúcar y otras hierbas para refrescarse y combatir el escorbuto, una enfermedad producida por la falta de vitamina C típica de la gente que lleva mucho tiempo en el mar.

Cuba libre (Cuba)

La historia del otro coctel típico cubano, el cuba libre, se relaciona con los estadounidenses que ayudaron a la isla en su independencia de España, y sitúan la mezcla en los años 1901-1902. Según se cuenta, los soldados tomaban ron mezclado con Coca-Cola, lo cual se convirtió con el tiempo en esta bebida famosa en todo el mundo.

Mamajuana (República Dominicana)

Hay diferentes formas de preparación de este licor tradicional dominicano, pero el más común se hace con ron, vino tinto y miel que remojan en una botella con corteza de árbol y hierbas específicas. Se rumorea que la bebida es un afrodisiaco y también se consume por su valor medicinal.

Pulque (México)

Esta bebida tradicional del centro de México, que se conoce desde los tiempos prehistóricos, se prepara a partir de la fermentación del jugo o aguamiel del agave o de las pencas de maguey. El pulque también es una bebida ecuatoriana, donde se llama en lengua quechua chaguarmishqui.

Aguardiente ( América Latina)

Se conocen y se toman bebidas alcohólicas de alta gradación, obtenidas por destilación de mostos o pastas fermentadas (pueden ser de granos, caña, papa, etc.). Se denomina así mayoritariamente a las que poseen entre un 28% y un 60% de grado o volumen de alcohol.

Chicha (Centro y Sudamérica)

Son variedades de bebidas alcohólicas derivadas de la fermentación no destilada del maíz y otros cereales oriundos de América. Se toma mucho en América Central y América del Sur y, al igual que el aguardiente, se remonta a la época prehistórica. La chicha es suave, no tiene mucha gradación, y suele ser más artesanal que el aguardiente.

Masato (Colombia, Peru y Venezuela)

Esta bebida elaborada a base de yuca, arroz, maíz o piña.

Margarita (México)

Margarita es un coctel hecho con tequila, jugo de limón y Triple sec, generalmente servido con sal sobre los bordes del vaso.

Mate (Bolivia, Colombia, Perú, Norte de Chile y Argentina)

El mate de coca o té de coca (del quechua kuka mat’i) es una infusión de hojas de coca.

El mate de coca es una bebida milenaria consumida ya sea tanto como estimulante como para curar el soroche o mal de montaña, no siendo dañino ni tóxico. Posee además un valor simbólico.

La bebida produce un efecto energizante similar al del café. La venta y consumo de las hojas de coca es legal en el Perú, Colombia y Bolivia, siendo también común en el Norte de Argentina. Es habitual en los restaurantes al finalizar la comida el ofrecer un mate de coca en saquitos o bolsitas para estimular la digestión. Puede ser endulzado con azúcar o miel.