Temor ante nuevos operativos de Inmigración en Georgia

“Siempre uno tiene que estar confiando en el Señor que todo va a estar bien. Yo pienso que algo bueno tiene que pasar después de tanta tormenta”, inmigrante hondureña, Yubitza Robles

Foto Departamento de Seguridad Nacional/Archivo
Mundo Hispánico

“Andamos preocupados”. La frase resonaba en la comunidad hispana de Georgia, donde se percibe angustia por los recientes operativos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Durante un recorrido por varios sectores de la zona metropolitana de Atlanta, MundoHispánico pudo palmar el sentimiento entre los residentes latinos.

El miércoles, ICE lanzó una ofensiva en Georgia, con multiples operativos que acabaron con al menos una decena de arrestos.

No muy lejos de donde se produjo uno de los operativos, en la calle Rockbridge Road, en Norcross, vive Yubitza Robles, una inmigrante hondureña

“Qué tristeza por nuestra comunidad latina. Imagínate todo lo que está pasando. Uno no está seguro aquí”, dijo Robles. La única salida que hay es irse de este país, pues uno no se siente ya seguro en ningún lado”, manifestó la mujer, que, aunque está en trámites para obtener una Visa U, teme que eso no sea suficiente para protegerla en este momento.

Sin embargo, la fe en Dios que tiene la madre de cuatro niños la fortalece cuando enfrenta el temor de ser deportada.

“Siempre uno tiene que estar confiando en el Señor que todo va a estar bien. Yo pienso que algo bueno tiene que pasar después de tanta tormenta”, manifestó la hondureña, que relató que en su iglesia el tema de inmigración ha sido parte de estudios bíblicos que buscan dar ánimo a quienes viven aterrorizados ante la posibilidad de toparse con ICE.

Un tema recurrente

Las noticias de las redadas de ICE es un tema recurrente en las conversaciones en la mesa y también en los centros de trabajo, especialmente en los primeros días del año.

“Las ventas han bajado desde que inició enero, y pues mucha gente no viene por lo mismo. A veces nos hablan por el teléfono y nos preguntan que si es cierto que hay un operativo aquí afuera”, dijo la empleada de un restaurante mexicano en Norcross, una de la zonas más hispana del estado, quien no quiso revelar su identidad por ser indocumentada.

“Se pone uno nervioso. Mi esposo lo que me dice es que en un tiempo nos vayamos a Canadá. Ojalá que pasen rápido los tres años que le faltan a Donald Trump”, dijo.

Otra residente de Norcross que lleva 14 años en Georgia manifestó su temor de toparse con Inmigración e incluso ha considerado regresar a su país porque prefiere eso a enfrentar una deportación y ser separada de sus tres hijos.

“Tiene uno miedo hasta de salir, porque ya no sabe ni qué pueda pasar. Trato de manejar lo menos posible, solo manejo de mi trabajo a la casa y si voy más lejos, me manejo en taxi porque me da mucho miedo. En la noche no manejo para nada”, dijo la mexicana, que pidió que se le protegiera la identidad.

Desde principios del año pasado, la zona metropolitana de Atlanta ha sido una de las áreas más afectadas por los operativos de Inmigración.

Según cifras oficiales, la sede regional de ICE en Atlanta realizó casi un 80 por ciento más de detenciones en el primer semestre de 2017 que en el mismo periodo del año pasado, el mayor incremento de cualquier oficina local en el país.

Sin embargo, no todos los inmigrantes indocumentados con los que conversó MundoHispánico se mostraron temerosos. Uno de ellos fue Jorge Pérez, un mexicano que se gana la vida instalando techos y quien lleva 20 años en EE.UU.

“Usted sabe que ponerse a pelear con un Sansón a las patadas es imposible. El señor (Donald Trump) está en su país, pero también nos está molestando mucho. No ha habido un presidente que nos molestara como él”, manifestó Pérez a las afueras de un supermercado hispano de Norcross.

mundohispanico.com