El Distrito de Columbia decidió defender a los inmigrantes

La capital nacional de Estados Unidos tiene una población de más de 74 mil inmigrantes hispanos con un incremento de más de dos mil por año. Washington DC no ha oficializado su categoría de “ciudad santuario”, pero su gobierno ha decidido proteger a los inmigrantes sin importar su estatus legal

La alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, centro, en un evento con la comunidad hispana donde presentó al inicio de su mandato a la salvadoreña Jackie Reyes Yanes, a su izquierda, como directora de la Oficina para Asuntos Latinos, MOLA por sus siglas en inglés. Foto Inmigración.com / Tomas Guevara
Tomas Guevara / Inmigración.com

WASHINGTON, DC.- Los más de 74 mil inmigrantes hispanos que residen en la capital nacional de los Estados Unidos, Washington DC, tienen una importante aliada en su defensa ante la escalada anti-inmigrante que se ha desatado desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

La alcaldesa del Distrito de Columbia, Muriel Bowser, ha dado instrucciones a su gabinete para reforzar la defensa de los inmigrantes sin importar su estatus legal en la ciudad capital, al tiempo que destinó un presupuesto para la oficina encargada de ayudar a estas comunidades.

La directora de la Oficina del Alcalde para Asuntos Latinos, MOLA por sus siglas en inglés, Jackie Reyes, reconoce que la presencia de los inmigrantes en su mayoría salvadoreños y de otros países centroamericanos, en la capital nacional, es un baluarte que la alcaldesa Bowser tiene en gran consideración.

De ahí que para el ejercicio fiscal del año en curso, el gobierno de la ciudad, a través de la oficina para asuntos latinos, ha erogado $900 mil dólares para apoyar a 80 organizaciones sin fines de lucro que trabajan en defensa legal de los inmigrantes.

En entrevista con Inmigración.com la directora Jackie Reyes, quien llegó a Estados Unidos en 1990 procedente de El Salvador, reconoció que durante su gestión en MOLA, el aumento presupuestario ha sido significativo; pasó de $2.8 millones de dólares en el año fiscal 2015 a $4 millones de dólares para este 2018.

En gran medida este significativo apoyo se debe a la presión que ha surgido contra los inmigrantes a escala nacional y que el Distrito de Columbia y su alcaldesa Bowser han decidido ir en la línea de defensa de los trabajadores hispanos.

“El Programa de Justicia para los Inmigrantes, es uno de los que más resalta con una asignación de $900 mil dólares destinados a organizaciones que dan servicio legales a inmigrantes que no tienen documentos”, explicó Jackie Reyes. Aclaró que en la ciudad capital no se pregunta por el estatus legal de los inmigrantes a la hora de recibir servicios.

Washington DC alberga a una población hispana que supera los 70 mil inmigrantes, en su mayoría salvadoreños y de otros países centroamericanos, que representan un segmento importante de la población de la capital. La Oficina de la alcaldía para Asuntos Latinos, desempeña una función importante bajo la dirección de la salvadoreña Jackie Reyes. Foto Inmigración.com / Tomas Guevara

Si bien la capital estadounidense no se ha oficializado como “ciudad santuario”, el accionar del gobierno y de su alcaldesa Muriel Bowser es confrontar a la administración de Donald Trump, en cuanto al tema migratorio.

Esto gracias a que el Distrito de Columbia mantiene una independencia financiera que le permite ejercer la autoridad local sin el temor a ser reprimida con el corte de fondos federales. “Es más lo que la ciudad paga al gobierno federal en impuestos que lo que recibe”, afirmó Reyes.

“La alcaldesa siempre ha recalcado que Washington DC es una ciudad santuario. ¿Pero qué significa ser una ciudad santuario? Que el gobierno local no coordina con el federal para hacer redadas. En otros estados hay coordinación cuando las policías locales llaman a ICE (Servicio de Inmigración y Control de Adunas), pero nosotros no lo hacemos” recalca la directora de la oficina del alcalde.

El Salvadoreño Andrés Benítez luego de vivir cinco años como indocumentado en Virginia, decidió moverse a la capital para establecerse ya que siempre conseguía trabajos en el sector de restaurantes y también por la garantía de la seguridad médica. El Distrito de Columbia ofrece un seguro médico gratuito a todos sus residentes sin importar su estatus legal.

“Cuando me moví a Washington en 2012 no se veía nada de esto contra el indocumentado; es un poco más caro vivir en la ciudad, pero realmente vale la pena porque cuando uno mira los costos y beneficios que ofrece, hoy más que nunca, uno se siente más seguro aquí”, sostuvo Benítez.

Según datos de proyección del Censo de Estados Unidos, en el año 2017 el Distrito de Columbia contaba con una población de 693 mil 972 habitantes, con aumento significativo anual y con una comunidad diversa característica de una ciudad cosmopolita.

También hay un ligero aumento de la población hispana a razón de 2 mil nuevos migrantes por año, informó la directora de MOLA, Jackie Reyes.

Por grupos étnicos, la comunidad afroamericana sigue siendo mayoría en la capital con el 49 por ciento, seguida por los blancos con el 43.6 por ciento mientras que los hispanos representan el 4 por ciento con un incremento de 2 mil inmigrantes por año.

Washington DC también se caracteriza por ser un bastión fuerte del Partido Demócrata, en la pasada elección presidencial el 90 por ciento rechazó a Donald Trump, aunque carece de representación en el Congreso.