DHS llama a última reinscripción de salvadoreños al TPS

Cerca 200 mil salvadoreños tienen 60 días a partir de hoy para completar el trámite y revalidar su TPS que vencerá el 9 de septiembre de 2019. En el memorando publicado por DHS se hacen consideraciones por las que se decidió terminar el beneficio migratorio para los salvadoreños. Los costos de re-inscripción se mantienen en $495 dólares

El gobierno de Estados Unidos llamó a los salvadoreños a re-inscribirse en el TPS en un plazo de sesenta días, a partir de la fecha, mientras que sus permisos de trabajo se renuevan automáticamente hasta el 5 de septiembre de 2018. Foto Inmigración.com / Tomas Guevara
Tomas Guevara / Inmigración.com

WASHINGTON, DC.- Desde este día los buzones del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, USCIS por sus siglas en inglés, están habilitados para procesar las solicitudes de re-inscripción al Estatus de Protección Temporal, TPS, para cerca de 200 mil salvadoreños que acudirán por última vez a revalidar el beneficio migratorio.

Con el anunció oficial hecho hoy por el Departamento de Seguridad Nacional, DHS, en el Registro Federal, los salvadoreños amparados desde 2001 al TPS deben hacer las aplicaciones en el periodo de 60 días a partir de la fecha, similar a re-inscripciones anteriores.

“Los nacionales de El Salvador… a quienes se les ha otorgado TPS y desean mantener su TPS y reciben documentos de autorización de empleo basados en TPS (EAD) válidos hasta el 9 de septiembre de 2019, deben registrarse para TPS de acuerdo con los procedimientos establecidos en este aviso”, reza el memorando firmado por la Secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen.

También, en el documento de 27 páginas se enfatiza que esta última prórroga solo tendrá validez para su estancia legal en Estados Unidos hasta las 11:59 p.m. del 9 de septiembre de 2019, y después de esa fecha a quienes se les haya otorgado designación de TPS por  El Salvador “ya no la tendrán”, enfatiza.

Los salvadoreños cobijados por el TPS deben re-inscribirse hasta el 9 de marzo de 2018 y sus permisos de trabajo se renuevan automáticamente hasta el 5 de septiembre de 2018. Foto Inmigración.com / Tomas Guevara

La titular de DHS también señala las consideraciones que llevaron a su agencia a dar por terminada la protección para los cerca de 200 mil salvadoreños amparados a este beneficio desde el año 2001, cuando dos destructores terremotos asolaron gran parte del país, y dejaron serios daños en un tercio de la infraestructura a nivel nacional, con miles de víctimas mortales.

En cuanto a por qué se termina el TPS para este país centroamericano, DHS considera que las cifras oficiales del gobierno salvadoreño revelan una mejoría significativa en sus niveles de vida y que la reconstrucción y revitalización de amplias zonas del país después de los terremotos son satisfactorias, según el monitoreo de las agencias gubernamentales de los Estados Unidos en El Salvador.

“Las condiciones sociales y económicas afectadas por los terremotos se han estabilizado y las personas pueden llevar a cabo sus actividades diarias sin impedimentos (…). Además, El Salvador ha estado aceptando regularmente el regreso de sus nacionales con órdenes de deportación definitiva. En el año fiscal 2016, DHS deportó a 20,538 ciudadanos salvadoreños y, en el año fiscal 2017, DHS removió a 18,838 salvadoreños”, justifica la secretaria Nielsen en el memorando.

También dice que las expectativas económicas de El Salvador en el mediano plazo son muy favorables por lo que los nacionales de este país pueden retornar y ser asimilados en su estructura productiva.

“La economía de El Salvador está mejorando constantemente. El gobierno salvadoreño ha estimado que la tasa de desempleo del país fue del 7 por ciento entre 2014 – 2016. El Producto Interno Bruto (PIB) en El Salvador alcanzó un máximo histórico de $26,8 billones de dólares estadounidenses en 2016 y se espera que alcance $27.3 mil millones para fines de 2017. Se proyecta que el PIB de El Salvador aumente alrededor de $28.6 mil millones en 2020”, reza el documento.

Los ciudadanos salvadoreños cobijados bajo el TPS podrán renovar su inscripción hasta el 9 de marzo de 2018 para continuar protegidos ante las autoridades migratorias de EE.UU. El TPS termina definitivamente el 9 de septiembre de 2019. Foto Inmigración.com / Tomas Guevara

La endémica problemática de inseguridad ciudadana que va desde altos niveles de violencia con una de las tasas de homicidio más altas del mundo, sumado a las extorsiones y la inseguridad generalizada, no figuran en las consideraciones del Departamento de Seguridad Nacional, que en años anteriores, avaló el seguimiento del TPS por las condiciones de inseguridad que no garantizaban la integridad de los salvadoreños para retornar a sus países.

La semana recién pasada, Estados Unidos alertó a sus ciudadanos de reconsiderar hacer viajes a El Salvador por el clima generalizado de inseguridad ciudadana.

Se mantienen costos de reinscripción

Las tarjetas con fecha de vencimiento 9 de marzo de 2018, han sido revalidadas por 180 días mientras se procesan las nuevas tarjetas en los centros de procesamiento de USCIS.

“Para las solicitudes de re-inscripción de TPS, DHS reconoce que no todos los re-inscritos recibirán nuevos EAD (permisos de trabajo) antes de que sus EAD actuales vencen el 9 de marzo de 2018. Por consiguiente, a través de este aviso del Registro Federal, el DHS automáticamente extiende la validez de los EAD emitidos bajo el TPS designación de El Salvador por 180 días hasta el 5 de septiembre de 2018”, dice el memorando.

Con este anuncio los empleadores pueden determinar que los permisos de trabajo mantienen su validez hasta la fecha indicada y que cubren todos los procesos federales de verificación en elegibilidad para empleo.

En cuanto a los costos de reinscripción se mantienen los mismos montos que el proceso anterior, en el paquete enviado a USCIS deben ir los $410 dólares por el permiso de trabajo y los $85 por la captura de datos biométricos.

Con la acusación de envío del paquete al centro de procesamiento de USCIS, los beneficiarios podrán mostrar a sus empleadores que tienen el trámite en curso mientras llegan las nuevas tarjetas.

A la vez que inicia este proceso de reinscripción los grupos de apoyo a una solución definitiva para la Clase TPS siguen su movimiento en Washington y otros estados del país para lograr apoyos a esta causa.

El gobierno salvadoreño también ha adelantado que este año robustecerá la asistencia legal en sus sedes consulares durante las jornadas ordinarias de re-inscripción para asegurarse que el mayor número de salvadoreños puedan lograr un ajuste de estatus antes de llegar a un limbo migratorio.