Piden a los “dreamers” fortaleza y evitar desesperarse

Pese a la presión de la sociedad civil, el lunes 22 de enero los legisladores llegaron a un nuevo acuerdo para no afectar el gobierno por el cierre presupuestal, extendiendo una vez más, hasta el 8 de febrero, una decisión sobre el futuro de los 800 mil “soñadores”

Directivos de la ACLU y de organizaciones civiles pidieron a los dreamers fortalecerse y no desesperarse ante las prórrogas en el congreso para aprobar un presupuesto federal que incluya una solución para los dreamers. El evento se realizó en San Diego, CAL., donde se mostraron fotografías con números de dreamers que pierden a diario su estatus migratorio. Foto Inmigración.com / Manuel Ocaño
Manuel Ocaño / Inmigración.com

SAN DIEGO, CA.- La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) encabezó el fin de semana en San Diego un acto con dreamers para presionar al congreso a rechazar más prórrogas a la aprobación del presupuesto federal, y definir la situación de los dreamers.

Pese a la presión de la sociedad civil, el lunes 22 de enero los legisladores llegaron a un nuevo acuerdo para no afectar el gobierno por el cierre presupuestal, extendiendo una vez más, hasta el 8 de febrero, una decisión sobre el futuro de los 800 mil “soñadores”.

“Estamos en un momento muy crítico y necesitamos que todos los miembros del congreso tomen acción lo más rápido posible”, dijo a Inmigración.com el dirigente de derechos de los inmigrantes de la ACLU, Roberto Alcantar.

La concentración se realizó en un parque de San Diego y reunió a unas 150 personas, entre dreamers y simpatizantes.

Un grupo de dreamers y familiares en San Diego, Cal., pidieron al congreso, a través de la ACLU, no hacer más prórrogas para aprobar el presupuesto federal sin una solución definitiva para los dreamers. Foto Inmigración.com / Manuel Ocaño

Alí Torabi, un beneficiario de DACA iraní, testificó que llegó a California cuando tenía cinco años de edad, en compañía de su madre y su hermana menor.

“He aprendido cada paso de lo que es ser estadounidense, este es el único país que conozco y amo, y me dicen que no es posible quedarme aquí por un pedazo de papel que no determinara la moral y la calidad humana de una persona”, comentó.

Alí no ha perdido su registro de DACA todavía pero su madre fue enviada seis meses a un centro de detenciones sin haber cometido ninguna falta.

De acuerdo con Alcantar, ese es el tipo de historias que viven los jóvenes soñadores en una región fronteriza, como San Diego.

Miembros de organizaciones de dreamers y grupos que apoyan a los jóvenes soñadores desplegaron en la concentración grandes fotografías de algunos dreamers con números “que significan que estos dreamers pueden ser parte de los 122 jóvenes que en promedio quedan diariamente sin la protección de DACA a partir de la orden del presidente Trump de suspender el programa”, según explicó Maribel Solache, madre de soñadores.

“Por eso es clave que en el presupuesto se incluya una solución para los jóvenes soñadores”, comentó Alcantar.

Así mismo, la oficina de Asistencia Familiar Judía de San Diego anunció que impartirá un taller en inglés y español para informar a los dreamers cómo renovar su registro.

Mientras tanto el director de la Coalición de Comunidades Fronterizas, Christian Ramírez, dijo en entrevista con Inmigración.com que los dreamers necesitan “continuar el movimiento y no desesperarse por la situación en Washington”.

“El hecho es que los republicanos que tienen el control total del gobierno de Estados Unidos se encuentran contra la pared debido al movimiento justo y digno de los jóvenes migrantes, que están en pie de lucha”, agregó.

Dijo que los jóvenes no deben desesperarse; “hay que esperar los resultados y necesitan saber que todos estamos muy orgullosos de ellos”, sostuvo el dirigente fronterizo.