Gobierno de Trump cancela TPS para hondureños

Es probable que los administradores del programa den a los hondureños en el programa unos meses para que arreglen sus asuntos antes de tener que irse

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 con el que Estados Unidos concede permisos de residencia de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales. Foto EFE/Archivo
Redacción/Inmigracion.com

El gobierno del presidente Donald Trump decidió hoy cancelar el Estatus de Protección Temporal (TPS) para los hondureños que han vivido y trabajado en Estados Unidos desde 1999, luego de que un devastador huracán azotara la nación centroamericana, informó The New York Times.

La decisión, quitará la protección a más de 50,000 hondureños, el segundo grupo más grande de extranjeros que se beneficia del estatus, de acuerdo con dos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional.

La administración de Trump decidida a frenar la inmigración tanto legal como ilegal, desde el año pasado eliminó las protecciones similares para ciudadanos de varios países.

Esta semana, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, determinó que las condiciones han mejorado lo suficiente en Honduras como para garantizar la suspensión del estado de protección de sus ciudadanos en Estados Unidos, según los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir el tema. decisión por adelantado.

Es probable que los administradores del programa den a los hondureños en el programa unos meses para que arreglen sus asuntos antes de tener que irse, indicó el rotativo.

Hace dos semanas, la administración anunció que 9,000 nepaleses con protección similar deben irse. En enero, canceló la protección de 200,000 salvadoreños, notificándolos a partir de septiembre de 2019. El año pasado, decidió que 45,000 haitianos deben partir en julio de 2019 y 2,500 nicaragüenses deben partir en enero de ese año.

Pero de todos estos países, Honduras es quizás el más volátil. La nación centroamericana tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo. Las irregularidades en las elecciones presidenciales de noviembre pasado han llevado a protestas callejeras masivas, que se han vuelto violentas.