México pide a EE.UU. poner “remedio inmediato” a situación de niños separados

"México no pone en duda el derecho de cada país de definir su política migratoria. Sin embargo, la gestión y el control de las fronteras debe, en todo momento, respetar, proteger y promover los derechos humanos, evitando cualquier tipo de discriminación y sobre todo evitando los tratos crueles, inhumanos y degradantes", representante de México en las Naciones Unidas, Juan José Gómez Camacho

Decenas de manifestantes denuncian la política del gobierno del presidente estadounidense, Donald J. Trump, de separar a los niños inmigrantes detenidos de sus padres. Foto EFE/Archivo
EFE

NACIONES UNIDAS.- México urgió hoy a las autoridades estadounidenses a poner “remedio inmediato” a la situación de miles de niños, en su mayoría centroamericanos, que aún permanecen separados de sus padres por la política de “tolerancia cero”.

Durante una intervención en una reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención de los Derechos del niño, el representante permanente de México ante las Naciones Unidas, Juan José Gómez Camacho, expuso la “profunda preocupación” de su país por la “imposición de políticas públicas crueles en EE.UU.”.

El embajador advirtió que esas políticas “separan a niños y niñas de sus padres migrantes, causándoles experiencias traumáticas y sufrimientos que van contra la letra y el espíritu de la Convención de los Derechos del Niño”, de la que, señaló, EE.UU. “es el único país firmante que no es parte”.

“México no pone en duda el derecho de cada país de definir su política migratoria. Sin embargo, la gestión y el control de las fronteras debe, en todo momento, respetar, proteger y promover los derechos humanos, evitando cualquier tipo de discriminación y sobre todo evitando los tratos crueles, inhumanos y degradantes”, agregó el diplomático en su discurso.

Gómez Camacho ratificó que su país ha expresado “el más enérgico rechazo a la separación de niñas, niños y adolescentes migrantes de sus padres” y que considera esa política “cruel, inhumana e inaceptable”.

“México reafirma que no importa la nacionalidad de las personas afectadas. Es simplemente inaceptable que esta situación se haya presentado”, subrayó al recordar que “hay más de 2.300 niños y niñas en su gran mayoría centroamericanos, que aún permanecen separados de sus padres”.

El diplomático apuntó que México presentará hoy una resolución al respecto ante la Organización de Estados Americanos (OEA) e insistió en su llamado a poner “fin a las prácticas discriminatorias, inhumanas y crueles hacia los migrantes, que no hacen sino alimentar el discurso de odio y el racismo en las comunidades”.