México deporta 98 migrantes que protagonizaron trifulca en frontera con EE.UU.

"Anoche fueron 98 personas puestas a disposición del Instituto Nacional de Migración o aseguradas por personal del Instituto y han sido deportadas", explicó en una entrevista en Televisa Gerardo García Benavente, comisionado del INM

Grupos de personas tratan de cruzar la garita El Chaparral, de la ciudad de Tijuana, en el estado de Baja California (México). Un grupo de migrantes de la caravana de centroamericanos que avanzó el domingo 25 hacia la garita de San Ysidro (EE.UU.) se desvió de la ruta prevista para intentar cruzar el muro fronterizo por otros puntos, en tanto la policía fronteriza estadounidense les lanzó gas lacrimógeno. Autoridades mexicanas informaron que detuvieron y deportaron a 98 personas integrantes de la caravana. Foto EFE/David Guzmán
EFE

Ciudad de México, México.-  El gobierno de México deportó a 98 migrantes que presuntamente protagonizaron una trifulca al romper este domingo un cerco de la Policía Federal en la ciudad de Tijuana con el afán de cruzar la frontera con Estados Unidos, informó hoy el Instituto Nacional de Migración (INM).

“Anoche fueron 98 personas puestas a disposición del Instituto Nacional de Migración o aseguradas por personal del Instituto y han sido deportadas”, explicó en una entrevista en Televisa Gerardo García Benavente, comisionado del INM.

El funcionario explicó que estos datos son “preliminares” y relató que las 98 personas que ya han sido deportadas son en su mayoría hondureñas.

García Benavente recordó que el INM “cuenta con mecanismos de deportación y de retorno asistido para hacer abandonar el territorio nacional a los extranjeros que violenten” las leyes migratorias.

Asimismo, aclaró que la actuación de la policía fronteriza estadounidense, que lanzó gases lacrimógenos contra los migrantes que intentaban cruzar la frontera, ocurrió “de lado norteamericano” y no mexicano.

Y explicó que los migrantes que sí lograron cruzar la frontera probablemente sean encarcelados por las autoridades estadounidenses durante seis meses y posteriormente deportados.

El funcionario no aclaró si durante la trifulca hubo mexicanos detenidos que también intentaron cruzar la frontera y alcanzar territorio estadounidense.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México exigió hoy a los migrantes de la caravana de centroamericanos que eviten “conductas indebidas” y que respeten las las leyes mexicanas.

El organismo público lamentó que la trifulca del domingo “además de ocasionar el cierre del cruce internacional, imposibilitando el normal desarrollo de la vida cotidiana en dicha ciudad fronteriza (Tijuana), puso en riesgo innecesario a personas ajenas a las caravanas y que se encontraban en la zona”.

Por eso pidió a los migrantes que “se conduzcan con respeto a las leyes mexicanas y se abstengan de ocasionar afectaciones o incurrir en conductas indebidas en las distintas comunidades por las que pasen o en las que se encuentren”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, instó hoy a México a enviar de vuelta a sus países de origen “por cualquier medio necesario” a los migrantes que tratan de acceder a Estados Unidos y amenazó con cerrar la frontera “permanentemente”.