Gobierno mexicano pide a migrantes que eviten violencia en frontera con EE.UU.

"Lo que no queremos es que la violencia sea la dinámica que se desarrolle de aquí en adelante ante la posible intención de ingresar a los Estados Unidos de América de forma intempestiva y no ordenada", dijo en rueda de prensa

El secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete (izq), y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, hablan en rueda de prensa el jueves 15 de noviembre de 2018, en Ciudad de México (México). Navarrete, pidió a los migrantes de la caravana de centroamericanos que se están concentrando en la norteña ciudad de Tijuana que eviten escenas de "violencia" en la frontera y que traten de acceder a Estados Unidos de forma "ordenada". Foto EFE/Mario Guzmán
EFE

Ciudad de México, MX.- El secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete, pidió hoy a los migrantes de la caravana de centroamericanos que se están concentrando en la norteña ciudad de Tijuana que eviten escenas de “violencia” en la frontera y que traten de acceder a Estados Unidos de forma “ordenada”.

“Lo que no queremos es que la violencia sea la dinámica que se desarrolle de aquí en adelante ante la posible intención de ingresar a los Estados Unidos de América de forma intempestiva y no ordenada”, dijo en rueda de prensa.

Las declaraciones de Navarrete se produjeron tras las escenas de tensión ocurridas el miércoles por la noche en el área residencial de Playas de Tijuana, que colinda con suelo estadounidense, cuando unos 150 vecinos increparon a grupos de migrantes por su presencia en la zona.

Navarrete recordó a los migrantes, que desde el 19 de octubre han entrado en México en distintos contingentes, que el Gobierno estadounidense tiene un discurso “extremadamente hostil hacia una población vulnerable”, en alusión a los centroamericanos.

Asimismo, el secretario informó que el Gobierno mexicano y la patronal Consejo Coordinador Empresarial llegaron a un acuerdo para instalar en Tijuana y en otras partes del país módulos de oferta de empleo para los migrantes que quieran quedarse en el país.

Las autoridades y el empresariado mexicano pusieron como única condición para acceder a estas vacantes de empleo temporal, que suman de 7.000 a 10.000 plazas, que los migrantes de la caravana “regularicen su situación migratoria”.

Por ello, informó que los módulos de empleo contarán con puestos del Instituto Nacional de Migración (INM) para que los migrantes soliciten asilo en México o, si lo desean, su repatriación voluntaria, como ya han hecho 1.500 centroamericanos en las últimas semanas.

Navarrete recordó que México “es un país que tiene una larga tradición de hospitalidad con los migrantes” y que muchos mexicanos han emigrado buscando una vida mejor, pero reiteró que el Gobierno velará por “una migración ordenada y documentada”.