EE.UU. ha deportado a Guatemala a 28.516 migrantes en 2018, de ellos 280 niños

Según estadísticas de la Dirección General de Migración al 19 de julio los 28.516 deportados un total de 28.236 son adultos, mientras que solo 280 son menores de edad

En la imagen, deportados guatemaltecos caminan de regreso a su país al bajar de un avión. Foto EFE/Archivo
EFE

GUATEMALA.- Estados Unidos ha enviado a Guatemala a un total de 28.516 inmigrantes irregulares en 2018, de los que 280 son menores de edad.

Según estadísticas de la Dirección General de Migración al 19 de julio y a las que tuvo acceso hoy Efe, de los 28.516 deportados un total de 28.236 son adultos (25.388 hombres y 2.848 mujeres), mientras que solo 280 son menores de edad (198 niños y 82 niñas).

Esta cifra supone un aumento considerable con respecto a años anteriores. Aunque el total de los otros años contabiliza hasta final de mes y no se pueden hacer comparaciones reales, en los primeros siete meses de 2017 fueron deportadas 16.273 personas, 18.765 en 2016 y 18.888 en 2015.

En estas estadísticas no se explica cuáles de estas cifras corresponden a reunificaciones de menores con sus familias.

El Gobierno de Estados Unidos ha entregado con padres, familiares o allegados a más de 1.800 niños que fueron separados en la frontera con México, pero mantiene en la incertidumbre a otros cientos cuyo futuro no queda resuelto en el plazo dado por un juez.

Los abogados del Departamento de Justicia informaron este jueves que 1.442 menores indocumentados de entre 5 y 18 años han sido devueltos con sus padres, los cuales se hallan bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

Otros 378 han sido liberados en “circunstancias apropiadas”, según consta en el documento judicial, y entregados a padres que ya no estaban bajo custodia de ICE o a algún otro familiar, lo que eleva la cifra a 1.820 menores reunidos.

Ese total, no obstante, es inferior a los 2.551 menores mayores de 5 años que según una orden del juez Dana Sabraw tenían que haber sido devueltos con sus padres antes de este jueves tras ser separados de sus familias a consecuencia de la política de “tolerancia cero” hacia la inmigración ilegal.

El Gobierno de Guatemala ha criticado esta decisión y esta misma semana el vicepresidente, Jafeth Cabrera, reiteró que es “lamentable” que Estados Unidos aplique una política migratoria “tan severa” cuando los guatemaltecos han contribuido al desarrollo de su país.