El DHS pide prorrogar el despliegue de tropas en la frontera hasta enero

"El DHS envió hoy una solicitud de ayuda al Departamento de Defensa para que prorrogue su asistencia hasta el 31 de enero de 2019", confirmó a Efe el portavoz del Pentágono, teniente coronel Jamie Davis

Un agente de la Patrulla Fronteriza vigila junto a la valla, el 20 de noviembre de 2018, en la frontera que separa a San Diego (EE.UU.) y Tijuana (México). El DHS ha pedido que se mantenga la presencia militar en la frontera para 'hacer frente a la amenaza' de la caravana migrante. Foto EFE/Rafael Salido
EFE

Washington, DC.- El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) ha solicitado al Departamento de Defensa que prorrogue el despliegue de tropas en la frontera con México hasta finales del próximo mes de enero, informaron fuentes oficiales.

“El DHS envió hoy una solicitud de ayuda al Departamento de Defensa para que prorrogue su asistencia hasta el 31 de enero de 2019”, confirmó a Efe el portavoz del Pentágono, teniente coronel Jamie Davis.

Según Davis, esta solicitud detalla que el objetivo de ese apoyo seguirá siendo “hacer frente a la actual amenaza” que representa para la Casa Blanca la presencia de miles de migrantes al sur de la frontera, cuya intención es solicitar asilo en territorio estadounidense.

En un principio, la misión debía concluir el próximo 15 de diciembre, pero la cada vez más numerosa presencia de migrantes llegados en caravanas a la frontera con México ha llevado a Washington a abogar por mantener el despliegue.

La portavoz del DHS Katie Waldman confirmó en un comunicado esta prórroga y señaló que, “debido a la actual amenaza en la frontera sur”, su agencia solicitó la “extensión” de la misión de los soldados regulares actualmente emplazados en la zona fronteriza para prestar apoyo logístico a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

Según los últimos datos divulgados por el Pentágono a comienzos de semana, en estos momentos unos 5.600 militares se encuentran desplegados en los estados de Texas (2.400), Arizona (1.400) y California (1.800).

Los soldados enviados a la frontera no realizan tareas de control aduanero y solo los miembros de la Policía Militar van armados, aunque la Casa Blanca autorizó la semana pasada al Pentágono emplear la fuerza en caso de que las fuerzas de seguridad fronteriza sean atacadas por los migrantes.