La caravana de migrantes pone cara a drama de El Salvador, dice el candidato Bukele

"La caravana no ha incrementado el número de migrantes, lo que ha hecho es poner una cara humana al drama", afirmó Bukele durante un desayuno informativo celebrado en Madrid

La acción de las pandillas que desde hace 30 años afecta a la población de El Salvador es reconocida como un drama que obliga a la emigración de sus connacionales, reconoció el candidato presidencial, Nayib Bukele. Foto archivo Diario El Heraldo - AFP
EFE

Madrid, España.- La caravana de migrantes que en las últimas semanas se dirige a Estados Unidos ha puesto una “cara humana” al drama que ha vivido El Salvador en los últimos treinta años, dijo hoy en Madrid Nayib Bukele, candidato a la presidencia de ese país centroamericano.

“La caravana no ha incrementado el número de migrantes, lo que ha hecho es poner una cara humana al drama”, afirmó Bukele durante un desayuno informativo celebrado en Madrid.

El candidato salvadoreño, de visita en España, denunció la tragedia de la emigración en su país, que causa cientos de muertos en el camino, rompe familias y “expulsa a una gran parte de la población productiva”, que genera riqueza fuera.

“Tenemos que crear las condiciones para que puedan crear esa riqueza en su propio país”, concluyó.

El candidato coincidió con el actual presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, en exigir que se respeten los derechos humanos de los emigrantes, pero insistió en que hay que aceptar la “responsabilidad”, no solo del actual gobierno, por no resolver los problemas de El Salvador.

Bukele cifró en un tercio de la población salvadoreña la que ha emigrado y el 80 % está en Estados Unidos, país que además es el principal cliente de sus exportaciones y el mayor cooperante, aunque insistió en que no pueden “depender” solo de ese país.

El político salvadoreño, candidato de la coalición derechista Gran Alianza de Unidad Nacional (Gana), encabeza las encuestas para las elecciones presidenciales del próximo 3 de febrero.

Durante su intervención de hoy, reconoció el problema de violencia que sufre El Salvador, uno de los países más violentos del mundo, centrada en las maras (pandillas) y propuso tres fórmulas para combatirla: prevención, combate directo y reinserción.

Respecto a la prevención, propuso evitar que las pandillas “recluten a los jóvenes”, su “caldo de cultivo”, dándoles alternativas en la educación, el deporte y la cultura.

Propuso además más inversión y formación para la policía, a la vez que una mejora en las condiciones de las cárceles, para que pasen de ser “universidades del crimen” a “centros de reinserción”.

Procesado por un presunto delito de violencia machista, el candidato salvadoreño abordó también el problema de los feminicidios en su país y consideró que hay que enfrentarlo de una manera “holística”, ya que no es solo una cuestión de seguridad, también de educación y derechos laborales y sociales.

Pese a los problemas que sufre El Salvador, hizo un llamamiento a las empresas españolas para que inviertan en su país por las posibilidades de desarrollo que ofrece.