La canciller de Guatemala: la separación de niños en EE.UU. es “un drama social brutal”

"Es un problema brutal a nivel social. Para nosotros nuestros menores son muy importantes, sobre todo su interés superior. No podemos permitir que se violenten sus derechos humanos", aseveró la canciller

Fotografía del 28 de septiembre de 2018 de la canciller de Guatemala, Sandra Jovel, durante una entrevista con Acan-Efe en Ciudad de Guatemala (Guatemala). Jovel reconoció que la separación de niños emigrantes de sus padres que llegaron a la frontera con EE.UU. a pedir asilo, es "un problema brutal", pero enfatizó en que su Gobierno está trabajando para priorizar siempre el interés superior del ser humano. Foto EFE/Esteban Biba
EFE

GUATEMALA.- La canciller de Guatemala, Sandra Jovel, reconoció en una entrevista con Efe que la separación de niños emigrantes irregulares de sus padres es “un problema brutal”, pero enfatizó en que su Gobierno está trabajando para priorizar siempre el interés superior del ser humano.

“Es un problema brutal a nivel social. Para nosotros nuestros menores son muy importantes, sobre todo su interés superior. No podemos permitir que se violenten sus derechos humanos”, aseveró la canciller.

Jovel, quien abordó los principales problemas en materia de política exterior en una entrevista con Efe, manifestó que Guatemala sigue trabajando “de manera coordinada con el departamento de Seguridad de Estados Unidos” para poder tener una información “en tiempo real” de donde están todos los menores que fueron separados en la frontera por las políticas migratorias de Donald Trump.

Si bien reconoció que la cifra aumentó considerablemente con el paso del tiempo, desde los menos de 500 afectados detectados inicialmente, la ministra destacó que el trabajo de los consulados se centró en ubicar a los menores para poder reunificarlos en Estados Unidos.

“Hasta el momento tenemos un porcentaje de un 40 por ciento de menores que han sido reunificados, aunque eso tiene también que ver con la posición de los padres. Muchos prefieren reunirse en Estados Unidos para buscar esa oportunidad, pero otros muchos prefieren que sus hijos sean retornados a su país”, matizó.

Y ahí existe un trámite administrativo que dura entre 20 días y tres meses para finalizar todos los análisis jurídicos y ver con quién se quedará el pequeño, siempre primando su interés.

Sandra Jovel recordó que Guatemala está trabajando en varios proyectos para evitar la migración irregular y garantizar que todos los desplazamientos se realicen “de manera regular” para evitar exponer a los pequeños y a sus familias a los problemas que supone realizar ese largo camino.