Activistas inician ayunos de protesta por las políticas de inmigración

"Como madre que soy apoyo la huelga de hambre porque los niños merecen estar protegidos sin importar donde nacieron", Xochitl Oseguera, de Berkeley

Organizadas en California por la Coalición de Huelgas de Hambre, y con actos previstos en Sacramento y Santa Cruz, las protestas consistirán en ayunos de 3 días para reclamar la falla del Gobierno federal en cumplir el plazo ordenado por una corte federal en San Diego para reunir a las familias inmigrantes, y que se venció la pasada semana. Foto EFE/Archivo
EFE

LOS ÁNGELES, CA.- Un grupo de madres y activistas iniciaron hoy en Oakland, cerca de San Francisco, el primero de una serie de protestas nacionales, como protesta por el “lento” proceso de reunificación de las familias indocumentadas separadas en la frontera.

Organizadas en California por la Coalición de Huelgas de Hambre, y con actos previstos en Sacramento y Santa Cruz, las protestas consistirán en ayunos de 3 días para reclamar la falla del Gobierno federal en cumplir el plazo ordenado por una corte federal en San Diego para reunir a las familias inmigrantes, y que se venció la pasada semana.

“Como madre que soy apoyo la huelga de hambre porque los niños merecen estar protegidos sin importar donde nacieron”, afirmó hoy Xochitl Oseguera, de Berkeley, una de las participantes del ayuno que comenzó hoy delante de la sede de los juzgados federales de Oakland.

“Demandamos que cada familia inmigrante separada por esta administración sea reunida y liberada del encarcelamiento”, dijeron los organizadores en un comunicado en el que reclamaron que “las familias reciban apoyo y justicia por el trauma infringido por nuestro gobierno”.

Con el apoyo de la organización Families Belong Together (Las Familias Merecen Estar Unidas) las acciones se realizarán también en Portland (Oregón), Nueva York, Chicago (Illinois) y Portland (Oregón).

“Queremos dejar claro que no vamos a rendirnos hasta que cada niño esté de vuelta con su familia, hasta que cada familia sea liberada y tenga la ayuda que necesitan para superar este trauma”, aseguró hoy Anna Tarkov, activista de Chicago y portavoz de Families Belong Together.

El Gobierno federal entregó la semana pasada a padres, familiares o allegados a 1.820 niños mayores de 5 años que fueron separados en la frontera con México.

No obstante, esta cifra es inferior a los 2.551 menores que, según una orden del juez federal Dana Sabraw, tenían que haber sido devueltos con sus padres a más tardar el 26 de julio, tras ser separados de sus familias a consecuencia de la política de “tolerancia cero” hacia la inmigración ilegal.